Convivencias

De vez en cuando es bueno salir de casa. Asumir responsabilidades, conocer mejor a la gente, descansar o, incluso, estudiar de manera más intensa son solo algunos de los beneficios de las convivencias que organizamos de manera periódica. Ya sea con los padres o solo con los monitores, los chicos que vienen a una convivencia siempre quieren repetir.