Chicago, años veinte

Un año más Al capone regresó a la ciudad y trajo consigo un sin fin de tretas que hicieron las delicias de los más jóvenes del Club